...pero el viajero sabe que detrás de la esquina del Otoño se esconde de nuevo un Invierno a sueldo...

- teniaquecontarte.blogspot.com -

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Genealogía

El día que me atropellaron
mi madre, en la consulta,
sintió que le crujía
de pronto la cadera,
mi hermana la clavícula,
mi sobrina la tibia,
mi pobre prima la muñeca.
Les siguieron mis cuatro tías
y mis firmes abuelas,
con sus costillas y sus muelas,
con sus sorpresas respectivas.

Entre todas, aquel extraño día,
se repartieron
hueso por hueso
el esqueleto
que yo no me rompía.

Les quedo para siempre agradecida.

Erika Martínez

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada